GOLPE DE CALOR

Los perros son muy sensibles al calor porque ellos no sudan, de forma que no pueden eliminar el calor de su piel como lo hacemos nosotros, sino que sólo con el jadeo pueden ayudar a controlar su temperatura no siendo suficiente para enfriar el cuerpo.

Unos minutos de intensa temperatura puede ser suficiente para producir un golpe de calor que llegue a producir incluso la muerte del animal. Un golpe de calor moderado presenta una temperatura corporal de entre 40-41ºC y puede recuperarse en una hora si se les da los primeros auxilios y atención inmediata veterinaria. Un golpe de calor severo con temperatura corporal por encima de 41ºC necesitaría asistencia veterinaria inmediata o puede ser mortal.

Perros braquicefálicos como bulldog, carlino, bóxer, shih tzu, pekinés… son mucho más propensos a sufrir un golpe de calor debido a que sus orificios nasales son más pequeños y tienen mayor dificultad para respirar. También animales con sobrepeso, con problemas de corazón y/o respiratorios, viejitos y cachorros.

En el caso de estas razas más propensas a los golpes de calor, se debe evitar los paseos en las horas más calurosas, aunque sean cortos, así como dejarlos en espacios cerrados y mal ventilados como coches o habitaciones pequeñas.

 

PRINCIPALES SÍNTOMAS:

  • Dificultad para respirar (jadeo excesivo)
  • Frecuencia cardíaca y respiratoria aumentada
  • Salivación excesiva
  • Vómitos
  • Lengua de color rojo brillante o con tonalidad azulada por la falta de oxígeno
  • Tambaleo, debilidad, torpeza en los movimientos en casos más graves, puede llegar a provocar la muerte.

 

UN GOLPE DE CALOR EN EL PERRO ES UNA EMERGENCIA IMPORTANTE, POR LO QUE ES FUNDAMENTAL ACTUAR RÁPIDO PARA FAVORECER SU RECUPERACIÓN.

¿CÓMO ACTUAR?

Lo más importante es actuar con rapidez para estabilizar al animal y llevarlo lo antes posible al veterinario.

  • Sacar al perro de la zona caliente inmediatamente y llevarla a una sombra o zona más fresca
  • Mojar con agua fresca. Si se dispone de paños, enfriarlos y dejarlos unos segundos sobre el animal. No utilizar agua demasiado fría o helada porque puede complicar más la situación al causar un efecto contrario al buscado, impidiendo que salga el calor. Evitar hielo.
  • Si dispone de ventilador lo pondremos para que le ayude a ventilar su cuerpo una vez mojado, si no lo haremos manualmente con un abanico.
  • Tomar la temperatura rectal cada 5 minutos.
  • Una vez alcanzada la temperatura normal se debe secar para evitar una perdida excesiva de calor.
  • Una vez estabilizado, trasladarlo lo antes posible a su veterinario para confirmar su estado y valorar posibles secuelas. Aunque parezca estar completamente recuperado el animal debe ser valorado por un profesional que controlará su temperatura y administrará fluidos si es necesario. En ocasiones, puede ser necesario tomar muestras de sangre.

EN CASO DE PERDIDA DE CONCIENCIA, DIRÍJASE DE INMEDIATO A SU VETERINARIO PARA QUE LO ATIENDA DE URGENCIA.

golpe-de-calor-en-los-perros

MASCOTAS ANCIANAS: CUIDADOS Y PREVENCIÓN ESPECÍFICALeshmaniosis canina