Leshmaniosis canina

¿Qué es la leshmaniosis canina?

La leishmaniosis canina es una enfermedad emergente en la mitad sur de nuestro país, se trata de una enfermedad transmitida a través de un mosquito o vector, el flebotomo. Este mosquito es microscópico y suele habitar en zonas cálidas con un grado de humedad medio. Dicho mosquito transmite, mediante su picadura, un parásito al torrente sanguíneo de nuestros perros produciendo dicha enfermedad. El parásito de leishmania tiene la capacidad de introducirse en los macrófagos (células de defensa del sistema inmune) y destruirlos desde dentro, produciendo una inmunosupresión del animal y pudiendo llegar a provocar problemas multisistémicos grabes a largo plazo. Antiguamente se pensaba que únicamente existía riesgo de infección en las épocas cálidas del año pero en recientes estudio se ha comprobado que un perro puede ser infectado por este parásito en cualquier época del año.

¿Cómo se detecta esta enfermedad?

El procedimiento a seguir para la detección precoz de la leishmaniosis canina es a través de un pequeño y rápido análisis de sangre de tipo colorimétrico. Con una pequeña muestra de sangre se puede detectar la positividad o negatividad de esta enfermedad. Una vez realizado el test rápido y en caso negativo a la enfermedad, se pone en marcha el sistema vacunal de prevención.

¿En qué cosiste la prevención?

La prevención de esta enfermedad consiste en la lucha contra el parásito en cuestión de manera inmunitaria y de la lucha o prevención de la picadura del mosquito. Para evitar que el flebótomo pueda infectar a nuestras mascotas es necesario el uso correcto de antiparasitarios externos, ya sea en collar o pipetas, y que sean homologados. En cuanto a la prevención de manera inmunitaria actualmente se utiliza la vacuna contra la leishmaniosis canina, la cual refuerza las defensas del organismo contra este parásito en caso de que el flebótomo pueda atravesar la barrera del antiparasitario externo. Igualmente es aconsejable un tratamiento cada 3 meses con un inmunoestimulante para poder dar al organismo un apoyo en la lucha contra dicha infección. Es muy importante la combinación de antiparasitarios externos, para así crear una barrera protectora para evitar la picadura del flebótomo, con la vacuna para así tener un buen porcentaje de protección contra esta infección.

¿Qué hago si mi perro ha dado positivo a Leishmaniosis?

Cuando acudimos al centro veterinario para hacer un test de leishmaniosis canina y éste resulta positivo no hay que asustarse, dejar ser recomendados pos nuestro veterinario y seguir los siguientes pasos. El primer paso a seguir es la “contabilidad” de dicha enfermedad, lo que hemos realizado es un test de tipo colorimétrico, este tipo sólo nos da la positividad o negatividad a dicha enfermedad, no nos da una idea del estado de la misma. Para ello hay que extraer una muestra de sangre y enviarla a laboratorios especializados para poder realizar un contaje de dicha enfermedad, y así establecer un rango de gravedad. Igualmente, ya que la leishmaniosis puede afectar a órganos internos como el riñón o hígado, es necesaria la realización de un análisis completo y una ecografía abdominal para poder tener una valoración funcional y estructural de dichos órganos. Este análisis es necesario para poder instaurar un tratamiento efectivo y certero de cara a la eliminación del parásito. Una vez obtenidos los análisis que he comentado, y valorando la funcionalidad renal y hepática, se instaurará un tratamiento leishmanioestático y leishmanicida. El tratamiento utilizado como leishmanioestático a día de hoy es el alopurinol, se trata de un tratamiento oral en los que recientes estudios han descubierto que se puede pautar hasta que cumpla el año de tratamiento. El tratamiento utilizado como leishmanicida, y en caso de tener una función renal y hepática correcta, es el antimoniato de meglumina (Glucantime) o la miltefosina (Milteforan) en caso de tener leves daños a nivel de dichos órganos. Ambos tratamientos se dan en ciclos de 28 días valorando analíticamente la eliminación del parásito. Como último paso del tratamiento pasamos a la realización de un nuevo contaje de la enfermedad a los 4-6 meses de tratamiento para así valorar la eliminación de la infección y dar o no un nuevo ciclo de leishmanicida.

¿La Leishmaniosis tiene cura?

La leishmaniosis canina es una enfermedad crónica que no tiene una cura o eliminación del parásito definitiva. Como he comentado anteriormente, el tratamiento consiste en instaurar un leishmanicida y un leishmanioestatico, el tratamiento leishmanicida es para poder eliminar la mayor parte del parásito y el tratamiento leishmanioestatico es para parar o frenar la reproducción del mismo. Hay dos tipos de perros con infección por leishmania: los perros infectados aparentemente sanos y los perros enfermos de leishmania. Nuestro cometido como veterinarios es convertir un perro enfermo de leishmania en un perro infectado aparentemente sano, para ello nos ayudamos de análisis sanguíneos y laboratoriales para tener un control del estado y evolución de la enfermedad de manera individual en cada uno de los perros que acuden a consulta.

GOLPE DE CALORCuidados esenciales en un cachorro + promoción kit cachorro de bienvenida