PRECAUCIÓN CON LAS ESPIGAS

Precaución con las espigas

En semanas anteriores hemos tenido algunos casos en nuestra clínica veterinaria relacionados con las espigas.

🔵 ¿Qué sacamos del oído? 🎥⬇️El viernes pasado vino Chico por una molestia repentina en el oído izquierdo. Había paseado por un descampado con plantas secas y tras la exploración observamos en el fondo del canal auditivo un elemento (Ver vídeo para saber qué era 🤔😏) que procedimos a extraer.Esos elementos suelen ser un motivo de consulta habitual en esta época del año y si hay cualquier indicio es importante acudir al veterinario para evitar complicaciones. Por suerte la lesión que le provocó a Chico fue mínima y tanto el canal auditivo como el tímpano estaba intacto 👏👏💪. ⚠️ ABIERTOS de 10:00 a 14:00 horas. Por la tarde y fines de semana atenderemos todas vuestras consultas y urgencias vía telefónica.En estos momentos nuestra actividad sigue siendo esencial, no podemos abandonar a nuestras mascotas, ellas también nos necesitan. Tenemos un protocolo establecido para todos los que os acerquéis a la clínica. ➡️ Consultas 954 10 46 48 📞➡️ Urgencias 663 71 47 17 📞. 👉 Clínica 954 10 46 48 ☎️👉 Urgencias al 663 71 47 17 📞👉 C/Estrella Canopus n°23 (Pino Montano) Sevilla 👉http://clinicaveterinariapica.com/servicios/#clinicaveterinaria #urgencias #mascotas #mascotasfelices #cirugiacanina #pets #veterinariapica #perro #perros #dog #dogs #gato #gatos #cat #cats #Sevilla #VeterinariosdelsigloXXI #Quédateencasa

Publicada por Clinica Veterinaria Pica en Martes, 28 de abril de 2020

¿Qué son las espigas?

Las espigas son vainas que recubren semillas de muy diversas plantas gramíneas. Su peculiaridad es que tienen forma de flecha, con una punta afilada en el vértice y su textura es áspera con la capacidad de adherirse a casi cualquier superficie, como el pelo del perro, y clavarse en cualquier material blando, como la piel o mucosas del perro.

Se trata de un mecanismo con el que la planta para proteger sus semillas y de asegurar sus semillas se esparcirán de forma natural por todo el territorio a través del desplazamiento de los animales que porten las espigas en sus mantos.

Suelen tener presencia en parques, jardines de Sevilla en primavera y lamentablemente, las espigas perduran prácticamente todo el verano (ya de color amarillo), por lo que hay que mantener las precauciones durante todo este tiempo. Cuando comienza a apretar el calor, su color se transforma de verde intenso a amarillo y es entonces cuando presentan un verdadero peligro.

Cuando la espiga está amarilla significa que las vainas están secas y tienen gran facilidad para desprenderse de la planta y adherirse al perro. Es el momento en el que nuestro perro es más vulnerable a ser herido por las espigas.

Los peligros de las espigas

Las espigas se adhieren al pelo de nuestros perros y se clavan en su piel, esto puede derivar en graves problemas derivados de los nudos, heridas y penetraciones en la piel de nuestro perro.

Dermatitis

Las espigas principalmente se enganchan al pelo de los perros de pelo largo. Si el perro no se quita la espiga en su higiene rutinaria o se la quitamos nosotros al cepillarle, se formará un nudo de pelo en torno a la espiga. Ese nudo provoca falta de transpiración en la piel del perro y tensión en los poros capilares del perro. Esto llevará a que el perro comience a lamerse intentando eliminar la molesta sensación de picor que provoca y se cree una dermatitis. ¿Cómo prevenirlo? Es preciso revisar el pelo de nuestro perro en busca de espigas después de cada paseo para quitárselas. Si encontramos cualquier nudo, también es necesario deshacérselo lo antes posible. También existe la posibilidad, según la raza, de cortar el pelo del perro para dificultar que las espigas se enganchen.

Heridas simples

La punta de las espigas es muy afilada y se clava con gran facilidad en la piel de nuestro perro. Son especialmente frecuentes estas heridas en las patas del perro, que pisan sobre las espigas ejerciendo la presión suficiente para que la espiga se clave entre los dedos y las almohadillas de las patas del perro.   ¿Cómo prevenirlo? Revisar principalmente las patas de nuestro perro después de cada paseo, incidiendo entre los dedos y las almohadillas. Estar atento a cualquier zona húmeda de su cuerpo que nos alerte que se ha estado lamiendo la zona ya que el pelo puede esconder una herida provocada por una espiga. En ese caso, hay que eliminar la espiga y curar la herida.

Heridas con pus que no se curan

Es la consecuencia de una herida simple por espiga que no ha sido atendida a tiempo y la espiga ha permanecido clavada en la piel. Cuando la espiga se ha clavado en la piel del perro, el perro se lame la zona durante varios días tratando de aliviar el dolor y empujando la espiga hacia adentro de la piel. La forma en flecha de la espiga promueve su movimiento natural de avance a través de la piel. Esto provoca que la herida cree un absceso de pus que no se cura pues la espiga ha penetrado en la piel y requiere intervención veterinaria para sacarla.   ¿Cómo prevenirlo? Si se revisa al perro después de cada paseo en busca de espigas en su cuerpo, esto no debería pasar ya que detectaremos la espiga antes de que penetre en la piel del perro. En caso de que ocurra, debemos acudir al veterinario.

Otitis

Si una espiga se introduce dentro de las orejas de nuestro perro, esto puede provocarle una herida interna que conlleve a una infección de oído provocándole una otitis externa. En nuestro caso, extrajimos la espiga a tiempo previniendo la posible otitis.   ¿Cómo prevenirlo? Revisar las orejas del perro después de cada paseo. Estar atentos a que no se rasque demasiado las orejas ni agite su cabeza constantemente, lo que indicaría picor en los oídos. Si al levantar sus orejas hay un olor fuerte, debemos acudir al veterinario para que examine sus oídos, extraiga la espiga si es la causante de la otitis y lo ponga en tratamiento.

Dificultad respiratoria

Si nuestro perro ha aspirado una espiga, le notaremos nervioso, moqueando y estornudando compulsivamente. Puede ocurrir incluso que la cara de nuestro perro comience a y que sangre por la nariz.   ¿Cómo prevenirlo? La única forma de evitar esta grave dolencia es no llevar a nuestro perro donde haya espigas, elegir bien los parques y jardines de nuestra ciudad. Si nuestro perro aspira una espiga, tendremos que llevarlo al veterinario, que probablemente lo duerma para poder extraerle la espiga de la nariz.    

Úlceras oculares

Si nuestro perro tiene la mala suerte de clavarse una espiga en el ojo, le notaremos muy nervioso ya que es algo muy doloroso. Tratará de rascarse a toda costa, posiblemente su ojo se hinche y estará desorientado por la pérdida de visión debido a la espiga.   ¿Cómo prevenirlo?   Hay que evitar las zonas de espigas y quitar en seguida cualquier espiga que veamos en la cara a nuestro perro. Si ya se le ha clavado la espiga en el ojo, debemos acudir al veterinario para que sea él quien la extraiga ya que es una zona muy delicada.

Conclusión

Como ves, las espigas no son sólo una molestia que puede provocar picor en nuestro perro. Las consecuencias que pueden derivar del contacto de una espiga con nuestra mascota pueden ser muy graves. En este mes nuestra clínica veterinaria estamos recibiendo algunos casos afectados por las espigas.

Así que pongamos medidas para evitarlos.

 

¿Necesitas más información o te han quedado dudas? Puedes llamarnos al 954 10 46 48. ☎

¿JUEGAS CON TU GATO?PREVENCIÓN DE GOLPE DE CALOR EN PERROS