ORUGA PROCESIONARIA Y PERROS

En menos de un mes entraremos en la estación primaveral, propensa a la proliferación de la oruga procesionaria. En general, orugas y perros no es una buena combinación, las orugas son altamente tóxicas para el perro al igual que para las personas, en especial las denominadas orugas procesionarias, apodadas así por su forma de moverse en el suelo en fila india, simulando una «procesión».   La intoxicación por orugas en los perros se produce de forma estacional en primavera, deberemos tener especial cuidado entre los meses de Marzo y Junio que es cuando son más activas y se las puede encontrar fácilmente en el suelo de parques y bosques donde hay pinos. En Sevilla hay que tener especial precaución en las zonas ajardinadas y parques.

¿Porqué es peligrosa esta oruga?

  La oruga procesionaria está cubierta de hasta 600 000 pelos urticantes blanquecinos, que son los que provocan las desagradables reacciones alérgicas. Estos pelos tienen púas que contienen la toxina Thaumatopina, que es la responsable del efecto irritante en caso de contacto. Si se siente atacada, la oruga procesionaria puede disparar estos pelos urticantes y el viento puede arrastrarlos a una distancia de hasta 200 metros, además, después de haber sido expulsados, la toxina mantiene su efecto durante un año.   Por lo tanto, se debe evitar el contacto incluso cuando las orugas ya hayan abandonado los nidos que se encuentran en los pinos.   Las orugas pueden crecer hasta los cinco centímetros y su característica forma de moverse hace que sean fáciles de reconocer: se mueven en procesión, es decir, que las orugas van una tras otra.

¿Qué efectos provoca en los perros?

La intensidad de la reacción depende de la cantidad de estos pelos de la oruga que roza la piel.   Los efectos en los perros son parecidos a los que se dan en las personas. Si tu perro entra en contacto con los pelos de una oruga procesionaria hay que acudir de inmediato al veterinario, pues ¡supone un peligro de muerte! A tu peludito le puede dar un shock alérgico. También puede ser que las áreas afectadas sufran necrosis. Los síntomas y la intensidad de estos varían según el perro.   Las reacciones del contacto con la oruga suelen aparecer en zonas desprotegidas, es decir, que no están cubiertas por el pelaje. La cabeza suele ser el área más afectada. Se puede crear una inflamación en el hocico que puede extenderse por toda la zona Si tu perro ha tragado alguno de estos pelos urticantes pueden aparecer problemas digestivos como vómitos La inhalación de los pelos puede causar reacciones alérgicas en las vías respiratorias Al entrar en contacto con los ojos puede desarrollar conjuntivitis Otros síntomas de contacto con la oruga procesionaria que pueden aparecer son fiebre, fatiga o daños de la mucosa   Y prioritario que acudas a un veterinario para prevenir reacciones letales. Es posible que necesite tratamiento a base de medicinas.   ¿Necesitas más información o te han quedado dudas? Puedes llamarnos al 954 10 46 48. ☎ 663714717 (Urgencias). www.clinicaveterinariapica.com

¿MI PERRO TIENE TOS?LEISHMANIASIS EN PERROS